Más construcción, menos condiciones laborales

Córdoba, Argentina: Domingo 15 de junio de 2008

La escasez de leña o la falta de recursos son algunos de los factores que complican la actividad de los ladrilleros. También el incumplimiento del andamiaje legal en materia laboral y social y la deserción del Estado en el control de la actividad, que condenan a miles de ladrilleros a vivir en el olvido.

La entrada en vigencia, en 2005, de la ley provincial 9.219, que prohíbe el desmonte en todo el territorio cordobés hasta 2015, les dificulta a los ladrilleros la obtención de leña. Este es el combustible que utilizan por excelencia en los hornos tradicionales en los que realizan la cocción de ladrillos, listones, bovedillas y tejuelas.

Roque Márquez, pequeño productor de Deán Funes, comentó que en el norte cordobés los ladrilleros están comprando leña en Catamarca o Santiago del Estero. La consiguen a 180 pesos la tonelada. “En esta región, para una horneada de 25 mil ladrillos, se utilizan entre siete y ocho toneladas de leña. Es decir que en ese concepto se gastan unos 1.350 pesos, aproximadamente”, señaló el productor.

En la cabecera del departamento Ischilín, el millar de ladrillos tiene un precio de venta que oscila entre 270 y 320 pesos, apuntó Márquez.

La realidad es muy similar en Traslasierra. Sólo en los departamentos San Alberto y San Javier existen unos 300 cortaderos familiares, según el actual presidente comunal de Las Tapias, Ricardo Hidalgo (52). Este mandatario local conoce muy bien la problemática, porque trabajó como obrero ladrillero durante 25 años. Este antecedente explica, en cierto modo, por qué está abocado a la concreción de un proyecto de transformación del proceso de producción de ladrillos de barro en la región con el fin de hacer sustentable y rentable la actividad.

Hidalgo aseguró que en Traslasierra los cortaderos compran leña en San Luis, porque “en Córdoba ya no se consigue”.

Una realidad que duele. Unas cuatro mil familias cordobesas viven de la fabricación de ladrillos de barro. Sin embargo, en toda la provincia, sólo 500 trabajadores del sector están afiliados a la Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina (Uolra). “Esto se debe a que el trabajo en negro en la actividad oscila entre 80 y 85 por ciento y a la precarización extrema de los contratos laborales”, señaló Leandro Vallejos, delegado reorganizador de la seccional local de la entidad.

“Estamos realizando esfuerzos enormes con la Secretaría de Trabajo para hacer respetar los derechos laborales y sociales de los obreros ladrilleros, pero somos conscientes de que los cambios van a llevar mucho tiempo porque hay muchos vacíos legales y sobran oportunistas”, enfatizó el dirigente gremial. Citó como ejemplo lo que sucede en Monte Cristo y en cercanías de Alta Gracia. En la primera localidad –ubicada a 24 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba–, hay muchos propietarios que arriendan tierras a familias bolivianas a cambio de un porcentaje de la producción (entre 10 y 20 por ciento) que generalmente se comercializa en negro, aseguró.

“Viven en ‘pensionados’ muy precarios, en condiciones inhumanas, reciben pagas muy inferiores a las previstas en el convenio y son explotados”, denunció con visible indignación el sindicalista.

Vallejos alertó sobre el “gravísimo” impacto ambiental de la actividad, cuando se realiza de manera irregular y sin controles por parte del Estado.

“Quedan fosas inmensas en el suelo, en los hornos queman cualquier cosa y los obreros contraen enfermedades por la falta absoluta de elementos mínimos de trabajo, como vestimenta, equipamiento y herramientas”, aseguró.

Niños sin infancia. El la zona de Villa del Prado, pueblo de poco más de mil habitantes en cercanías de Alta Gracia, se realizó una inspección en 20 cortaderos de ladrillos. Fue el 27 de mayo y arrojó como resultado 15 chicos en situación de trabajo. El relevamiento estuvo a cargo de la Secretaría de Trabajo y la Secretaría de la Mujer, Niñez, Adolescencia y Familia de Córdoba, con el apoyo de la Uolra.

La propietaria de uno de los emprendimiento visitados comentó que en el lugar trabajan más de 60 chicos que abandonaron los estudios por falta de recursos para el transporte.

Vale destacar que en este caso la situación está relacionada con una estrategia de subsistencia familia.

http://www2.lavoz.com.ar/08/06/15/secciones/regionales/nota.asp?nota_id=213316

Las claves

Salario. El convenio colectivo de los ladrilleros fija un básico para agosto de 1.527 pesos por mes para las categorías asentador y oficial orillero. Mientras que para el peón jornalizado (por ocho horas y media de trabajo) la paga por día es de 80,64. El valor de la hora es de 9,48 pesos.

Bonificaciones. A los valores anteriores hay que sumarles un 12 por ciento de asignación especial climática y un uno por ciento por año de antigüedad.

Ropa. Los obreros ladrilleros también deben recibir un equipo de ropa tipo grafa cada seis meses.

Sede. La delegación Córdoba de la Uolra está ubicada en Fructuoso Rivera 1356, barrio Observatorio, ciudad de Córdoba; teléfono (0351) 460-9224.

http://www2.lavoz.com.ar/08/06/15/secciones/regionales/nota.asp?nota_id=213378

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: